Latinoamerica de tradicion, contexto y ceremonias

Posar nuestros pies por la larga y cambiante Latinoamérica ha sido para nosotros una experiencia llena de colores, diversidad y vida. Tan llena de magia e historia, posee no solo los tintes de lo que ha sido la conquista por parte de los españoles, sino también mucho mas profundo que eso, el sabor de culturas milenarias que han estado allí mucho antes que nada, y cuando solo se creía en la madre tierra, el sol, la luna y las estrellas.

latinoamerica-bolivia-tiwanaku-puerta-sol-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Puerta del Sol, Tiwanaku, Bolivia

Nuestra primera incursión en la antigüedad fue al poner nuestras manos en lo que fueran hoy día las ruinas de civilizaciones previas a los Incas, como fueron Puma Punku y Tiwanaku. Todos hablan de la precisión de los cortes y tamaños de las piedras que utilizaban para construir sus edificios, y yo les digo que no lo entendía y ahora, luego de ver y tocar caras de roca cortadas y sentir que estaba tocando una hoja de papel, puedo finalmente decir que entiendo menos que antes, o mejor dicho, veo y analizo y vuelvo a entender, que hay mas tecnología allí, que en al menos los últimos 200 años de nuestra era.

latinoamerica-bolivia-tiwanaku-chacana-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Cruz Chacana, Bolivia

El ser viajero me trae muchas cosas, pero por sobre todo, lo bueno de ser autodidacta, tomar algo con mis manos, ver, oler, comparar y tener los resultados en el instante, o unos días después luego de investigar un poco sobre el asunto o alguna duda que haya quedado en el tintero. Viajar así me abrió los ojos, me hizo ver y comprender las cosas, la gente, las culturas con otra mirada; quizá algo mas elocuente sería decir que aprendí, sisi, aprendí a ver las cosas con un ojo menos crítico y con un aire se superioridad nulo, porque después de todo somos humanos verdad, solo que algunos aquí y otros allá. Digo aprendí, porque no tengo miedo a seguir equivocándome, porque centrándome en una búsqueda, me pongo la mochila de explorador y salgo a comprender porque las personas hacemos lo que hacemos, y me vuelvo sin quererlo en un investigador de la conducta social, de los modos de vida modernos, y al hacer esto encuentro muchísimas cosas que no me gustan o no me gustaban de mi vida pasada y ante eso, me desprendo de viejas actitudes, pero no en capas o etapas, ahí mismo, chau, corte por lo sano y seguí; porque no veo sentido seguir teniendo actitudes que no llevaran a buen puerto nunca, por más que nos las pinten de color rosa para que las compremos como el cuento de Disney, pero que nunca llega a su final feliz. El tortazo prefiero dármelo ahora, ahora que estoy a tiempo, pum! Me choco con la realidad o la actitud fuera de lugar y cambio, como hace el pez cada vez que uno le pone la mano por delante, piensa un instante, y se va, por el camino que mejor cree que puede nadar. Aprendo ahora, porque de viejo, aunque me cueste creerlo, quizá ya no quiera o me cueste un poco mas mover mis pensamientos ya perezosos y adaptarme a algo que me quede mejor o que al menos me haga sentir mejor persona. La carrera no es contra nadie, la carrera, el viaje, es todo para uno mismo, ni siquiera para el compañero que uno tiene al lado, en mi caso Erika. Ambos sabemos, por mas que compartimos y todo, lo que se riega es antes que nada, la flor interna, el árbol de la vida propio, y luego claro, en consecuencia mis ramas y las de Eri se cruzan porque estamos cerca y crecemos como otro árbol y asi con cada persona con la que compartimos algo.

latinoamerica-peru-sillustani-chulpa-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Chulpas, Sillustani, Peru

En esa calle de aprendizaje viajera, nos topamos entonces con muchas cosas, empezando por el ya mencionado Tiwanaku y Puma Punku, allí por Bolivia, pero eso fue solo el inicio de la carrera de los libros de Historia, luego de eso, hemos estado en varios otros entre ellos el clásico Machu Picchu, Cusco y sus al rededores, Pisac, Saywite como culturas de los andes, luego los costeros de lo que hoy es Peru que han dejado las famosas huacas del Sol y de la Luna, o la gran ciudad de barro de Chan Chan, entre tantos otros.

latinoamerica-peru-huaca-luna-trujillo-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Huaca de la Luna, Trujillo, Peru

latinoamerica-peru-saywite-piedra-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Piedra Saywite, Peru

Civilizaciones antiguas hubo en América desde sus inicios, pero solo pocas las que han ganado tanto redito debido a las grandes construcciones que han dejado y que han sabido perdurar en el tiempo. Por esto, cuando llegamos a Mexico pensamos que los últimos grandes monumentos erigidos por el hombre antiguo deberíamos verlos allí, porque mas al norte no encontraríamos ya nada parecido. Si bien, tengo en alta estima al nativo norteamericano, no han dejado tales edificios piramidales comparables con los de Teotihuacán por ejemplo, pero muy por el contrario seguramente encontremos en nuestro paso por Estados Unidos, algunos sitios donde hayan pinturas rupestres impactantes, por la fortaleza de esos pigmentos naturales, de no querer seder ante el tiempo.

latinoamerica-peru-machu-picchu-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Machu Picchu, Peru

latinoamerica-peru-ollantaytambo-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Ollantaytambo, Peru

 

Pero en fin, como dije, llegamos a Mexico y nuevamente nos enloquecimos con la historia y un día llegamos al valle donde se encuentran las 7 Luminarias, que son cráteres de meteoritos. Visitamos algunos de ellos y decidimos pasar algunas noches en la Hoya de Alvarez, uno de los cráteres donde dentro vive una comunidad de algunas familias. Llegar allí fue pura causalidad, cuando íbamos por la ruta, tomamos un desvió, manejamos por un camino de tierra que iba en subida hasta un punto donde se abría un magnífico mirador que permitía ver todo el gran agujero desde arriba. Me baje de la kombi, camine hacia el borde y me encontré con un grupo de jóvenes muchachos, como yo o mas chicos, con su camioneta y al verme, sin más, me saludaron como si me conocieran de toda la vida, Erika me miraba desde Aurora y no entendía nada, pensó que quizá por algún motivo me conocían de antes. Pero no fue así, con ánimo amistoso me preguntaron si me quedaría allí a pasar la noche y como me dio desconfianza, le dije que si la kombi bajaba la cuesta, y al día siguiente era capaz de subir, y si encontrábamos un sitio donde pasar la noche, pues entonces nos quedaríamos. A lo que uno de los chicos me dijo, vengan, no se lo pierdan, bajen, si mañana no suben, yo los ayudo a subir con mi chancha, vengan, pasen, conozcan el cráter, acá es super seguro, la gente del pueblo se conoce toda porque trabajan juntos, nosotros compramos una propiedad hace poco y estamos enseñando cultivos varios para poder mudarnos y vivir aquí. A tan buena onda y actitud no pude negarme, asi que bajamos detrás de ellos con el cambio puesto en primera para bajar controlado, aunque el camino se veía peor desde arriba. Llegamos a la casa de ellos y nos mostraron todo lo que habían plantado, nos llevaron a caminar por el mini pueblo, nos mostraron las piletas de agua natural que tienen allí, y tomamos una caminata energizante por las laderas del cráter y sus caminos escondidos desde donde cada parada que hacíamos era un espectáculo paisajístico digno de admirar horas y horas.

latinoamerica-guatemala-tikal-piramide-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Tikal, Guatemala

Por otro lado, con Erika estábamos muy atentos a cualquier posibilidad que podía surgir de formar parte de un clásico Temazcal, que para algunos snoobs ya se ha transformado en un baño de sauna con hierbas aromáticas varias. Una vez mas, como si el destino nos hubiera puesto allí en aquel preciso momento, nos enseñan que en un área designada del cráter, particularizada por tener grandes piedras apiñadas cada cierta distancia, ellos, estaban construyendo el templo para hacer los temazcales, no solo para ellos, sino para cualquiera que quiera formar parte de este, incluída claro, la gente del pueblo que los miraban con cara de extrañados, porque por los ritmos de vida modernos, habían olvidado la antigua tradición de su gente.

latinoamerica-templo-mexico-palenque-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Palenque, Mexico

Con respecto al temazcal venimos escuchando por lo menos desde Ecuador, cada país y cada persona respeta las normativas básicas de ser una pequeña edificación o igloo con un poso al medio donde se van colocando piedras calientes que hacen su ingreso al templo ceremonial en determinados momentos en que el Chaman o Guía lo indica, generalmente coincidentes con ciclos, luego de eso, cada quien le ha ido agregando los condimentos ceremoniales que le ha parecido, creando así variantes de su ancestro nacido en la cultura azteca. Escuchamos mucho, muchísimo al estar en Mexico, sobre todo en las ciudades costeras mas turísticas, el termino temazcal asociado a un alto precio y mas a una terapia alternativa de curación de las que uno encuentra en un spa, que a una ceremonia con todo el sentimiento de limpiar no solo cuerpo, sino también mente y alma para salir purificado en todos los sentidos. Esto nos tenía un poco extrañados, pero finalmente en este lugar, nos ofrecieron participar de uno y se había dado en todos los contextos que podíamos pedir, estábamos aislados, en nada menos que una de las 7 luminarias famosas por ser grandes centros energéticos de poder, el temazcal que habían construido era totalmente natural, es como si la tierra les hubiera otorgado ese rinconcito para el ceremonial, ellos habían excavado un receptáculo debajo de una gran piedra, suficientemente grande, como para unas diez personas sentadas en círculo. La piedra hacía de techo, y dentro todo era de tierra, para sentir el contacto directo con ella.

latinoamerica-templo-mexico-tulum-caribe-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Tulum, Mexico

Llegamos al Cráter una tarde y con tantos amigos nos terminamos yendo 4 días después, y solo teníamos intención de pasar una noche en tan precioso lugar, que ingenuos fuimos. Para el temascal llegaron algunas personas de otros lados, incluso un chamán que había estado mucho tiempo conviviendo con las tribus Dakota del norte que le enseñaron muchos otros rituales.

latinoamerica-piramide-sol-mexico-teotihuacan-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Teotihuacan, Mexico

La celebración tenía un marco serio, como amerita, ya que no es nada mas ni nada menos que el trabajo individual de cada uno para purificar el interior, pero afortunadamente había un ambiente relajado que nos permitió, a Erika y a mi, formar parte de ello sin sentirnos invasores, solo había que estar dispuesto a poner el corazón y el sudor. Uno de los chicos trajo un tambor, otro tocaba un caracol agujereado que al soplarlo sonaba como un cuerno de vaca explotando en un estruendoso ruido que erizaba la piel y retumbaba en todo el cráter. Había una chica, que se encargaba del fuego, traía una especie de cáliz, o recipiente de barro donde portaba brazas calientes, a las que cada determinado tiempo arrojaba resina de árbol de copal o mirra, que desprendía un olor que abría todas las vías respiratorias y lo predisponía a uno a entrar en sintonía, sin ser ningún generador de delirios. Ella te daba la bienvenida y movía su cuenco alrededor de mis manos, hacia adelante, hacia atrás, alrededor mío, como limpiando mi espíritu de contaminantes, luego repetía el proceso con todo aquel que quisiera entrar a la ronda. El tambor empezó a sonar y todos danzábamos, por lo general alguien que iba al centro marcaba ciertos pasos, que todos en una ronda alrededor intentábamos copiar lo mejor posible, jaja, pero la idea no era ser un bailarín profesional, sino dejar llevar el cuerpo por el ritmo y sudar, sudar mucho. Allí habremos bailado al menos unos 45 minutos, que sacarían de estado a cualquiera que tenga una vida sedentaria, pero guiados por la emoción nos dejamos llevar y olvidamos los dolores, la idea, creo yo, era sudar para despertar ese cuerpo dormido y ofrecer nuestra transpiración a la Pacha Mama, después de todo, es lo único nuestro de verdad, que podemos ofrendarle.

latinoamerica-ceremonia-cuauhtemoc-mexico-teotihuacan-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Ceremonia Cuauhtemoc, Mexico

Por lo general como vengo explicando, siempre hay determinados personajes o “encargados” para cada cosa, y asi como había una mujer para el incienso, un hombre que tocaba el tambor, también había un maestro del fuego que se encargaba de ir encendiendo las brasas, mejor dicho, la Gran Fogata para calentar las 28 piedras volcánicas que harán su ingreso de a tandas dentro del temazcal. Mi conexión con el fuego es muy fuerte y desde que tengo memoria siempre jugué con él, de hecho las veces que acampe con amigos siempre me ofrecía para hacer los fogones, por lo que siguiendo mi instinto baile un rato y luego me escape para ayudar a Cuauhtemoc, uno de los chicos de la finca, que se estaba encargando del fogonazo, y allí, contento como niño en navidad, me quede ayudando a arrojar ramas y ramas para calentar a las “abuelas” piedras.

latinoamerica-siete-luminarias-rincon-parangueo-disco-solar-sipembo-mexico-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Rincón de Parangueo, Mexico

Una vez finalizado los canticos y bailes, y ya con las piedras calientes, se procede a ingresar al templo, de a uno por vez se entra haciendo una reverencia en la entrada en honor a la pacha mama y pidiendo permiso para ingresar. Dentro nos vamos sentando por orden de entrada, uno al lado del otro, finalmente una vez que estamos todos dentro, el encargado del fuego será quien vaya ingresando las piedras volcánicas calientes al interior del temazcal, cuando el chamán lo indique. Entraron las primeras “abuelas”, las pusieron en el hoyo dispuesto especialmente en el centro, y el calor se empezó a sentir, la única entrada o salida es cubierta con una gran manta que tapa cualquier acceso a la luz o el aire externo. Estar allí dentro, a oscuras, es como volver al vientre materno, la primera sensación es de ahogo, uno de los chicos tomo un recipiente, y luego de sacar una medida de un balde lleno de agua y hierbas aromáticas, lo arrojo sobre las piedras haciendo una cantidad de vapor inexplicable. La garganta se te cierra, y el cuerpo se niega y lucha por no respirar ese aire caliente que parece que quema el interior cada vez que uno respira, honestamente dan ganas de salir corriendo, pero luego de unos minutos, la ansiedad baja, y ya relajado empezas a sentir como ese aire caliente te va acariciando el cuerpo por dentro, te despeja todas las vías respiratorias y uno se siente contenido. Las gotas generadas por la condensación, se acumulan en la roca del techo y comienzan a caer desde el mismo como lluvia, la tierra que nos contiene en paredes y techos se vuelve barro, y uno se une a él, los pies y las manos son un constante cable a tierra, créanme nunca se sintió tan lindo el tener barro en todo el cuerpo, es una sensación que deseo puedan experimentar algún día. Aquí el chamán dice unas palabras, mas que nada se agradece, y se pide permiso, llamando a los ancestros y a la madre tierra a que acompañen nuestro proceso de purificación y se hacen unos canticos. Así se repite el proceso en cuatro puertas o tandas, donde ingresa aire fresco del exterior y también una tanda de 7 piedras calientes nuevas que se agregan a la pila en el interior. Las cuatro puertas son una representación de los cuatro momentos del día, los cuatro elementos, los cuatro puntos cardinales, etc.
El trabajo dentro del temazcal es complejo y simple a la vez, y si bien se trabaja internamente con uno mismo, también es una experiencia en equipo, ya que cada uno exponiendo sus dolencias, falencias o cosas a cambiar, recibe el apoyo y la contención del grupo para poder sanar.

latinoamerica-siete-luminarias-hoya-alvarez-crater-disco-solar-sipembo-mexico-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Hoya de Alvarez, Valle de las siete luminarias, Mexico

 

Una vez finalizado el temazcal, salimos, saludamos agradeciendo a la tierra por el limpieza, siempre de frente a la entrada, y con unos baldes de agua, limpiamos todo ese sudor, ese barro y esas cosas viejas de las que nos queríamos despojar, recibiendo y tomando esa agua renovadora, que refresca cada poro de la piel.
Para terminar este maravilloso encuentro, luego de sacarnos la tierra, nos fuimos a las piscinas de agua de manantial y compartimos una tarde de charlas, mate y comida.

latinoamerica-siete-luminarias-hoya-alvarez-crater-disco-solar-sipembo-mexico-blog-viaje-sin-destino-kombi-amarilla

Temazcal, Mexico

Latinoamérica de tradición, nos enseñó no solo los edificios de las antiguas civilizaciones, sino muchos de los tantos rituales o ceremonias transmitidas de generación en generación, que aún hoy se practican y gracias a las estrellas, aunque a veces no parezca, aún quedan generaciones nuevas que nacen y honran la sabiduría de sus abuelos, llevando a cabo y enseñando a extraños como nosotros, los secretos de una vida en armonía con el Todo.

 

 

Paul

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website