La historia del mate y las bicicletas

Antes de que nuestra Aurora estuviera lista hubo un gran periodo de tiempo en que usábamos las bicicletas de casa para ir a todos lados…

Cuando era chico recuerdo que mi padre luego de mucho trabajo y sacrificio había logrado comprar dos bicicletas, una GT y una Bianchi 0km, nuevitas, de esas que se hacían antes, pesadas, de fierro, sin amortiguadores ni cosas fashion, una bicicleta para pedalear, hecha y derecha. Con esas bicis papa nos llevaba al colegio, a hacer los mandados, al doctor, incluso se entrenaba con mama y pedaleaban juntos los fines de semana hasta el Tigre ida y vuelta, y hablaban de su recorrido con tanto cariño, que la proeza se convertia en leyenda para nuestros ojos de niño. Mama y papa iban a todos lados con ellas, incluso se anotaban a campeonatos en los que participábamos como espectadores e hinchada oficial, en una época en la que comprar un auto no era una opción económica para nosotros.

 

masa-critica-blog-viaje-sin-destino-travel-trip-bike-bicicleta

Masa Critica, Buenos Aires 2013

delta-tigre-viaje-sin-destino-blog-argentina-buenos-aires-trip

Delta del Tigre, Buenos Aires

 

Pasaron los años y esas bicicletas terminaron en mis manos, y claro en consecuencia en las de Eri, ya que nos fueron heredadas en vida. Que lindo era tenerlas en casa, para mi eran un trofeo familiar para mantener viva la memoria de la infancia, solo Eri sabe lo que amaba andar en esas bicis.

Un dia decidimos hacer un viaje hasta Alaska en kombi y claro, llevar las bicicletas era la opción mas económica, ecológica y fácil de movilizarnos en un pueblo, o ciudad para recorrerla y no gastar en gasolina; por lo que ellas iban a venir en el porta equipajes.

biclicleta-masa-critica-viaje-sin-destino-blog-trip-buenos-aires-argentina

Erika y Erica (nakie al mundo) en la Masa Critica 2013

viaje-destino-masa-critica-bicicleta-viajes-blogs-destinos-trip-buenos-aires-argentina

Paul, Lore y Brian (pedaleando sueños) en la masa critica 2013

 

Al despertar una mañana, fui a buscar mi GT para salir a dar una vuelta como todas las mañanas y no estaba en el garage, recordé que la tarde anterior las había lavado y habían quedado en el parque de adelante, fui a buscarlas y tampoco estaban; llame a Erika por teléfono ya que ella había salido y le pregunte si de casualidad se las había llevado, y ahí mis peores miedos se adueñaron de mi, no solo no estaban en casa, sino que quien se las había llevado había entrado por la fuerza de noche y no nos habíamos dado cuenta. Pense y pensé donde podrían estar o como habrían podido desaparecer, sali a dar vueltas por el barrio, caminando y preguntando si alguien las había visto, pero nada. Al llegar a casa, el vecino me dio la sentencia final, él sabia que las habían robado y tenia las pruebas, ya que una de las cámaras de su casa apuntaba hacia mi medianera y pude ver como tres chicos se habían colado por la noche, y pasaron las históricas bicis por arriba de la misma como si nada. Primero que nada bronca fue el sentimiento mas fuerte, luego la impotencia se apodero de mi, y mas tarde la nostalgia y el comprender por otro lado lo afortunados que habíamos sido ya que solo se habían llevado eso y no entraron a la casa a robar mas cosas.

bicicleta-enredadera-blog-bike-viaje-sin-destino-argentina-alaska

Enredadera agarrando fuerte la bici en casa

 

Hace un mes, cuando estábamos llegando a Playa del Carmen, en Mexico, habíamos terminado el ultimo paquete de yerba mate que nos quedaba. Vale aclarar que antes de cruzar la ultima frontera argentina en La Quiaca, compramos seis paquetes de yerba de un kilo y asi fuimos cruzando frontera país por país “contrabandeando” un alto cargamento de te argentino jejeje. Y la verdad, bastante tiempo nos duro, tratando de tomar solo en los momentos que mas ameritaran, un mate en algún atardecer que valiera la pena mirar, un mate en esos días de invierno tapaditos sentados dentro de Aurora, un mate a orillas del mar, un mate en los altos picos de los Andes, etc. Tristes y acongojados porque no sabíamos si encontraríamos yerba en el nuevo país, y si la encontrábamos deberíamos ver a que precio y cuanto de nuestro presupuesto requeriría comprar el placer que nos trae memorias de nuestra tierra. Fuimos contactados por una joven pareja de argentinos que conocimos un dia, hacia como dos años en una reunión de viajeros en la casa de los Zapp, ellos nos dijeron que pronto venían para la Riviera Maya, que si había algo que nos podían traer, ellos nos ayudarían, pero no quisimos molestarlos con nuestro pedido y les dijimos que no se hicieran problema, que no hacia falta que nos trajeran nada, y que ojala nos cruzaramos en las costas mexicanas.

yerba-mate-amigos-viaje-sin-destino-blog-sin-destino-argentina-alaska-trip

Pablo, Gise y su beba Sol, nos regalan un paquete de yerba mate

 

Llegamos a Akumal, una playa donde las tortugas están nadando casi en la orilla y haciendo snorkel uno puede verlas allí mismo y disfrutarlas en su esplendor. Pasamos el dia entero, nadando, tomando sol y cuando ya estábamos volviendo para la kombi, Pablo y Giselle. Nos gritan, Erika, Paul! Chicos! Chan! Quedamos shokeados! Quien será que nos reconocio? Nos dimos vuelta y eran los chicos, allí estaban, con su reciente beba Sol, una hermosa niñita que nacio tiempo después de habernos conocido con ellos. Nos pusimos a charlar y de repente de su bolso sacaron un paquete de yerba mate de un kilo… Tomen, nos dijeron, esto es para ustedes, no sabíamos si los íbamos a ver o no, pero supusimos que iban a necesitar yerba y les trajimos por las dudas. Con Eri nos miramos y no lo podíamos creer, nos dieron justo lo que necesitábamos, calentamos agua y compartimos una larga charla con un rico mate de por medio.

yerba-mate-blog-viaje-sin-destino-travel-trip-argentina-alaska-kombi-amarilla-yellow-campervan

Mate en Parque Nacional Cajas, Ecuador

 

Las bicicletas ya no estaban en casa, y claramente no iban a regresar, por un momento crei que todos mis recuerdos se iban a ir con ellas, pero no, todavía siguen aquí. La lamparita se prendio y recordamos que teníamos seguro de hogar, una de esas cosas que no te acordas ni que tenes cuando las tenes, por lo que llamamos y nos pagaron el total del robo. Saben que es lo mas gracioso de esta tragedia? El dinero que necesitábamos para arreglar la kombi y salir de viaje, salio de las bicis. A veces las cosas negativas pasan por algo, y no tienen porque ser malas, muchas veces son puntapié para un cambio, o para que algo suceda, y ese dia aprendi a confiar. Las bicis que un dia fueron de mis padres y tantas satisfacciones les había traido a ellos, ahora se habían transformado en un gran aporte a este viaje que nos traería nuevas satisfacciones e historias para compartir con las generaciones venideras.

Ironia del destino o no, llegamos a una nueva conclusión, una vez mas, el camino proveerá lo que sea realmente necesario, cuando sea necesario, esta es una de las claves para aprender a vivir en abundancia

 

fotografia-blog-viaje-sin-destino-argentina-alaska-trip

Fotografia

bicicleta-malasia-blog-viaje-sin-destino-argentina-aslaka-trip

Bicicleta en Malasia

Paul

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

2 thoughts on “La historia del mate y las bicicletas

  1. Paul muchas gracias por este nuevo relato, me encanta como todo se va uniendo durante su viaje para hacerlos llegar a nuevas conclusiones y aprendizajes que comparten con nosotros.
    Un abrazo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website