Jugando al gato y al raton

Muchos viajeros que venían haciendo el camino contrario al de nosotros nos venían advirtiendo de los oficiales de seguridad corruptos en Centroamérica, pero nada nos preparó para lo que íbamos a vivir.

Llegamos a Panama City hace ya unos cuatro días y al quinto fuimos a retirar a Aurora al puerto de Colon, donde luego de muuuuuucha burocracia nos entregaron la kombi y pudimos volver a la gran ciudad andando, circulando libremente como lo hacemos siempre (te recomendamos leer como Cruzar de Colombia a Panama).

El caos vehicular de las horas pico sumado a las grandes obras públicas que están realizando en las rutas, hace que cada vez que uno tenga que sacar el auto lo piense primero tres veces, una buena forma de hacer ecología forzada jajaja. Resulta entonces que un hotel nos abrió sus puertas para quedarnos un par de noches a cambio de publicidad en nuestra web, y hasta aquí todo fue sobre ruedas, peeeeero el hambre llamo a nuestras panzas vacías y como estábamos lejos de la ciudad y de cualquier negocio, no nos quedó más opción que sacar a Aurorita a rodar.

Salimos del barrio y llegamos a una intersección donde había una autopista, dos carriles que iban y dos que volvían, al medio una pequeña vereda que dividía una vía y la otra, hacia nuestra derecha un carril exclusivo para que quienes venían circulando en sentido contrario pudieran doblar y entrar en la calle en la que yo estaba detenido, y hacia mi izquierda un carril para salir hacia la calle que se encontraba cruzando estas cuatro vías. El tema es que para hacer las cosas bien, debíamos doblar a la derecha y seguir un kilómetro, girar a la izquierda en el carril exclusivo para hacer una vuelta en U e ir para el otro lado, pero como ya saben, somos argentinos y el hambre presionaba y bueno, doblamos a la izquierda, hicimos unos 2 metros contramano, cuando no venía ningún auto y nos metimos en el carril para hacer la vuelta en U. Hasta ahí íbamos bien, todo muy prolijo, una maniobra hecha para la m… pero rapidito y sin consecuencias para nadie, cuando de repente terminamos de hacer la vueltita y en la misma vereda, justito adelante nuestro, dos oficiales de la ley, desesperados empiezan a gritar que paremos y que querían los documentos; asi que frené, puse las balizas (aquí prendí luces y todo para que vieran que soy un conductor responsable jeje) e hice entrega de mi cedula y pasaporte.

En la esquina parece que había una mini comisaría, que por algún motivo no habíamos visto antes de hacer nuestra maniobra cochina, de donde sale un oficial gordote, un personaje de los que aparecen en los simpsons, con su traje de policía, mas o menos no se podía mover, y el oficial que me había pedido los documentos le acerca los mismos y escuche que uno le preguntaba al otro si yo era gringo o no. Claro, al ver mi pasaporte yankee, ya que yo nací en Norteamérica, no tenía forma de probar que soy mas argentino que el dulce de leche, hasta que claro, me puse a hablar y les dije que no hablaba una palabra de inglés. Ellos insistían en hablarme en inglés, por su influencia norteamericana, pero no les quedo mas opción que hablarme en castellano, pues no pensaba largar una sola palabra en lenguaje internacional.   

Nos hacen estacionar en la comisaria y bajamos del auto con todos los papeles, y aquí comenzó el juego de ver quien es la autoridad. El gordote tomo asiento, y anoto todos mis datos en un cuaderno mientras nos decía que la maniobra que habíamos hecho era incorrecta y blah blah blah. Tenía razón con lo que nos decía, pero aquí nos pusimos a la defensiva un poco, cual abogado del diablo y comenzamos a explicarle que de donde venimos, esa mini maniobra “ilegal” es en realidad permitida ya que el cruce esta allí mismo, y él alegaba que era imposible ya que mundialmente hacer eso esta mal, jaja y tenía razón, pero defendimos nuestra postura a capa y espada, siempre hablando bien y tranquilos. El oficial entonces procedió a llamar a la policía de tránsito, quien debía venir para labrarnos la infracción o perdonarnos, según correspondiera, en este punto no nos quedó mas opción que sentarnos y esperar, mientras Erika moría de hambre y pasaban los minutos.

Al rato ya mister big bang comenzó a relajarse y a ver que éramos unos simples viajeros recorriendo su país y empezó a hablarnos de Maradona, del mundial, del tango, hasta empezar a debatir sobre las leyes y las correctas maneras de proceder ante un acto delictivo. Inicialmente sus bromas u opiniones no nos hacían gracia, pero después de todo, la cagada nos la habíamos mandado y si estábamos allí por algo era, quizá una mano invisible nos puso justamente ahí para evitar que nos sucediera algo mas adelante, así que simplemente cambiamos nuestra postura de enojo a una un poco mas tranquila y esto nos benefició. Comenzamos a conversar fluidamente y con buena vibra sobre muchas cosas, el oficial nos contaba cuanto había tenido que sudar para llegar al cargo en que se encontraba, y seguramente ahora se dedicaba a comer rosquillas por todo lo que lo habían castigado antes, aunque se notaba que en su persona había algo de bondad y que todo iba a salir bien. Tratábamos de convencerlo que seriamos unos idiotas si hubiéramos intentado esa maniobra sabiendo que delante nuestro estaba la comisaria, y esto lo convencía de que en verdad era un error, pero la verdad es que no la vimos jajaja y éramos unos idiotas por no haberlos visto.

De pronto a Erika se le ocurrió contarle que cuando estuvimos en el puerto de Colon para retirar a Aurora del contenedor, querían hacernos esperar hasta el otro día para bajar el container ya que estaban buscando la manera de que al desesperarnos les diéramos un billete para que procedieran a entregarnos el vehículo ese mismo día. Finalmente hablando se entiende la gente y gracias a las estrellas esa misma tarde nos abrieron el contenedor y nos fuimos sin tener que coimear a nadie. Lo que Erika quería es que el oficial viera que si su intención era retenernos allí muchas horas hasta que le ofreciéramos una coima para que nos deje ir, eso sencillamente no iba a ocurrir, y el mensaje lo capto rápidamente porque comenzó a decir que él en sus 25 años de carrera jamás había aceptado dinero sucio y todas esas cosas.

Al rato se me prendió la lamparita a mí, y pensé tocarle un poco el corazón al preguntarle ¿como quisiera que un oficial de argentina tratara a sus hijos en caso de que ellos cometan una infracción en un país desconocido? Y allí termino de ablandarse, ya lo teníamos a punto caramelo para un gran perdón y que nos concediera nuestra libertad, sus ojos se pusieron como los del gato con botas, y claro que me respondió lo que yo quería oír, que le gustaría que los perdonara ya que seguramente la infracción no había sido intencional.

Luego de una hora y veinte minutos, la policía de tránsito no llegaba y nos dijo bueno, ya lo he pensado, voy a dejar que se vayan, pero antes me tengo que sacar una foto con ustedes y el vehículo. Con Erika nos mirábamos y no lo podíamos creer, el oficial gordote y malo que al principio se hacia el rudo, termino convirtiéndose en el oficial más macanudo y buena onda que habíamos cruzado. Nos tomamos la foto y nos fuimos….

Por una imprudencia mía, la policía nos detuvo con justos motivos y nos dejó clavados hora y media en un asiento charlando con el teniente. Las formas de ver las cosas son muchas, la ira es lo primero que aparece y uno quiere romper todo de impotencia hasta ponerse a llorar, pero cuando las aguas bajan y uno ve con claridad se da cuenta que quizá ese oficial no hizo and otra cosa mas que salvarnos la vida, detenernos en el tiempo para que no hagamos nada por una hora y media donde miles de cosas podrían haber pasado….

 

policia-blog-kombi-amarilla-viaje-sin-destino-argentina-alaska-panama-city

 

Queres cruzar de Colombia a Panama y no sabes como? En barco, avion, contenedor, todo te lo contamos aquí.
Cual fue nuestra experiencia en Panama? Te invitamos a leer nuestra Guia de viajes por este pais donde encontraras: precios generales, sitios para visitar, estado de rutas, etc.

Paul

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

3 thoughts on “Jugando al gato y al raton

  1. Siempre pienso igual, nada sucede por que si.. todo sucede por algo, y tal vez esa hora y media que conocieron al policia en verdad evitaron algo creo yo “malo” la vida es un viaje y siempre hay un guia (DIOS, BUDA, Extraterrestres etc… en lo que crean) que nos ayuda.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

*
*
Website